Mi historia comenzó hace mucho tiempo… en un pequeño pueblo perdido con un castillo medieval en la cumbre de un espolón rocoso. Siempre he amado los libros y recuerdo que llevaba un tiempo con la idea de crear un espacio donde poder compartir mis lecturas con el mundo. Así que en una mañana plomiza, en la que estaba más aburrida que una ostra, decidí dar el gran paso.

Laura Morales, que por aquel entonces administraba La Caja Mágica De Pandora, fue quien me ayudó a elaborar Desayunando Entre Libros. Mi primer blog. Mi primera ilusión. En esa etapa me hice llamar Ruby Golightly (apellido que fue un guiño a mi personaje favorito de la novela Desayuno con Diamantes, escrita por el emblemático Truman Capote) y conocí a personas maravillosas que me apoyaron en todo momento.

Más tarde empecé a interesarme por la moda y realicé un curso de estilismo en la escuela privada Esuma, en Elche. Fue entonces cuando opté por crear un nuevo blog con un diseño más formal y donde poder expresar mis conocimientos sobre moda. Y así surgió La Rue De Passy. Pero no tuve demasiados lectores y acabé por abandonarlo…

Luego, a mis dieciocho años, llegó Londres. Allí empecé a escribir el borrador de una idea que me surgió mientras caminaba por Holland Park. Tenía claro que iba a ser una novela de suspense con cierto toque romántico. Así nació Hidden Girl. Fue un proceso horrible. Todo hay que decirlo. Me pilló en una etapa mísera de mi vida. Una etapa de grandes cambios.

He llorado mucho por esa novela y, sinceramente, me gustaría desterrarla de mi mente porque no me trae buenos recuerdos. La autopubliqué en el año 2012. Sin embargo, tampoco quedó como esperaba. Y, cuando más tarde fue editada en digital por la editorial Neo, no pude hacer grandes cambios al ser una novela que ya estaba publicada por mí. Así que no estoy muy orgullosa del trabajo que realicé con Hidden Girl.

 

Ahora estoy inmersa en nuevos proyectos: intento alcanzar todos los niveles de inglés para acceder un curso de traducción literaria. Me encantaría poder adentrarme en el mundo de la traducción porque adoro el idioma. Y también estoy trabajando en una novela con la que espero hacer algún día el debut que nunca tuve.

Aprovecho, para concluir, dando las gracias a todas esas personas que un día me apoyaron, que confiaron en mí. Hablo de Laura Morales, Lucia Arca, Cristina Mondéjar, Dolo Balseiro, Vero Dragonfly, María Cabal, Eva Rubio, Ely Lemos, Diana P. Morales, etc. Y gracias también a todos esos lectores que les gusta mi pluma, sin ellos, nada sería posible.

Pin It on Pinterest

Share This